Ijud

Ijud
UNIFICACIÓN
 
Ijud describe la unificación de dos cuerpos o almas, el volverse uno. Sobre la creación de Adán y Eva, está dicho (con referencia a toda la futura humanidad: "Y él se aferrará a su esposa y se volverán una sola carne" (Genesis 2:24). Subsecuentemente, esta unión es descripta como un acto de daat: "Y Adán conoció a su esposa Eva" (Genesis 4:1).
 
El poder de ijud (tanto en el plano espiritual como en el físico) es entonces visto como arraigado en nuestro poder de daat, la habilidad de reconocer las propias decisiones, y establecer con él/ella un entendimiento auténtico. Ijud es entonces el proceso de "volver a juntar", las dos mitades perdidas de lo que fue inicialmente una entidad única.
 
Las cavanot (intenciones) de la cabala, son conocidas como ijudim, ya que ellas intentan efectuar unificaciones entre las múltiples dimensiones de la realidad (comenzando con las del reino Divino de Atzilut mismo). La intención de que todos los actos que uno realiza sean "en aras del cielo", es conocida como ijud hamaasé ("la unificación de la acción").
Diseñado por Gal Einai