Luz de Israel

LUZ DE ISRAEL
 
Una vez, cuando Rabi Elimelej se retiró a las montañas para su servicio a Dios, tuvo una visión del santo Baal Shem Tov de pie en la cima de una montaña. En su visión, el Baal Shem Tov saltó de la montaña y su imagen se dividió en seiscientas mil chispas, una por cada judío. Rabi Elimelej levantó una de las chispas y vio en ella un reflejo de todo el pueblo judío.1 Nuestro maestro, Rabí Israel Baal Shem Tov, era un narrador de historias.2 No sólo contaba las historias, en verdad toda su vida fue esa historia.
El poder curativo que hay en las historias verdaderas, aquellas provenientes desde la antigüedad, se encuentra en su éxito en traer lo más excelso de lo alto a lo más bajo de lo bajo. Esta es la luz con la que el Baal Shem Tov nos ilumina. A pesar de que los capítulos de su vida son absolutamente maravillosos,3 vivió aquí con nosotros como ningún otro tzadik lo ha logrado. Vestido con el sombrero de piel de un campesino sencillo, franco, y con amor infinito por cada judío, el Baal Shem Tov y su vida son una parte indivisible de la historia judía contemporánea.
Quien conocía al Baal Shem Tov, las personas se sorprendían por su presencia y se maravillaba cómo su imaginación era capturada por una historia increíble. Todos los que le conocieron, reconocieron que sus acciones y su conducta estaban hablando de un tipo de historia totalmente nueva y completamente diferente. Era una historia sobre el misterio del mundo y sus raíces, una historia sobre el palacio del rey y los hijos del rey. El Baal Shem Tov nos envió a nosotros a contar nuestra propia historia, y la luz que emerge de su historia ilumina la vida de cada judío.

 
1 Véase el testimonio del Rebe Najman en el primer prefacio de Sipurei Maasiot: “A través de una historia, el Baal Shem Tov, obm, podía hacer unificaciones. Cuando veía que los conductos superiores habían sido dañados y que era imposible su reparación a través de la oración, los reparaba y reunificaba a través de una historia “.
 
2 Para una visión general de lo anterior, véase el discurso del Lubavticher Rebe, Vaiomer Hashem el Moshé – 5746 (Torat Menachem 5746 -. Vol. 2, pp 491ff). En este discurso, el Rebe de Lubavitch explica que el Baal Shem Tov corresponde a Atik Iomin (literalmente, el Anciano de los Días, ver Daniel 7:09), la extensión infinita anterior se reveló por todas partes sin limitaciones. Ver también, la historia titulada “El pensamiento activo” en el vol. 3 de esta serie.
 
3 Véase más adelante, Cómo la aparición del Baal Shem Tov marca el amanecer del sexto milenio, la primera luz de la preparación del Shabat (el séptimo milenio) y la completa redención.
 
 
 
ESTA HISTORIA DEL BAAL SHEM TOV Y SUS COMENTARIOS SON PARTE DE UN TRABAJO DE VARIOS VOLUMENES DEL RABINO GINSBURGH SOBRE LAS HISTORIAS DEL BAAL SHEM TOV. ESTA ANTOLOGIA APARECIO EN HEBREO Y ESTA SIENDO TRADUCIDA AL CASTELLANO. YA ESTAN DISPONIBLES LOS ESPACIOS PARA LAS DEDICATORIAS. POR FAVOR, ESCRIBANOS POR EMAIL PARA LAS SOLICITUDES.

El Contador Real

EL CONTADOR REAL
 
[Relacionado al inventario de los utensilios del Santuario, de la parashá de la semana]
 
Había una vez tres hombres, Reb Ezriel, Reb Anshel, y Reb Eliezer, que eran socios en un negocio. Ezriel compró plumas y pieles de Rusia y Anshel compró mercancía similar de Galicia. El tercer socio, Eliezer, que era el hijo de Rabí Shalom, el Rebe de Belz, organizaba las finanzas de sus empresas y llevaba los libros, auditando todos los gastos e ingresos de sus diversas operaciones. 
 
Durante mucho tiempo todo fue bien. Pero por alguna razón desconocida, Ezriel y Anshel le preguntaron a Eliezer si podían examinar los libros. “Nos gustaría saber cómo van las finanzas”, dijeron. Para su sorpresa Eliezer se negó a mostrarles los libros de contabilidad. Sus dos socios decidieron ir con su queja a su padre, el Rebe de Belz, y para ver si arbitraba en el asunto. “No puedo ser el juez,” Le dijo el Rebe a los hombres, “porque yo soy el padre del acusado y por lo tanto estoy descalificado para juzgar “.
 
“De todas maneras”, los dos socios le aseguraron, “confiamos en su decisión a pesar de que tienes un interés en el asunto.” “Muy bien”, dijo el Rebe, “pero ahora ya es tarde, estamos justo antes de Minjá y no hay tiempo suficiente para escuchar todos los detalles. Por ahora, déjame contarte rápidamente una historia que se relaciona con esta situación:”
 
Había una vez dos hermanos, uno rico y otro pobre. El hermano rico tenía una hija que estaba en edad de casarse y el hermano pobre tenía un hijo que era un fino erudito del Talmud de la misma edad. El hermano rico y su hija habían rechazado muchas ofertas anteriores de matrimonio, por lo que la casamentera lo instó a tomar como yerno a su sobrino, el hijo del hermano pobre. El hermano rico y su hija estuvieron de acuerdo y los dos primos se casaron. 
El joven, cuyo nombre era Israel, pronto encontró la vida muy inconfortable bajo el mismo techo que su suegro. Ni su esposa ni su suegro apreciaban su ocupación en el estudio de la Torá y hubieran preferido que se involucrara en los negocios.
 
 La situación se volvió tan tensa que, en aras de la paz para todos, Israel decidió aceptar un trabajo distante como maestro de Torá. Viajó mucho, a un pueblo aislado, y se convirtió en el tutor de los hijos de un jasid del Baal Shem Tov.
 
 Algunos meses más tarde, el jasid hizo un viaje para visitar a su Rebe. Justo cuando estaba a punto de partir con un grupo de otros jasidim, Israel le preguntó “¿Puede usted por favor hablarle de mi a su Rebe? Tengo un asunto personal muy difícil, que es para mí una gran carga. Quizás el Baal Shem Tov tenga un consejo para mí.” El jasid empleador de Israel, efectivamente, mencionó su nombre al santo Baal Shem Tov, y volvió a casa con un mensaje urgente. “Tan pronto como mencionamos tu nombre al Rebe, este se alteró sobremanera, y nos dijo que te aconseja volver inmediatamente a tu casa. Dijo que se trata de un asunto serio con respecto a tu esposa. ¡Es Extraordinario! Yo ni siquiera sabía que estabas casado.”
“Es una historia dolorosa, así que no la compartí contigo”, le respondió, y luego le preguntó con escepticismo. “¿Cómo sabía de mí el Baal Shem Tov? ¿Cómo es que hasta sabe que estoy casado?”
 
“No importa”, insistió el jasid, “si el Baal Shem Tov dijo tan firmemente que regreses a casa, debes hacer lo que él dice. Nos dijo que vio en la raíz de tu alma y encontró que había un peligro presente. No te debes retrasar, sal de inmediato.”
 
“¿Cómo puedo volver a casa?” respondió Israel. “Todas mis pertenencias están aquí y, además, no tengo nada de dinero para el viaje.”
 
Cuando los jasidim del lugar escucharon la historia, contribuyeron de inmediato con fondos para contratar una carreta y un conductor para llevar a Israel a casa. Incluso ayudaron a Israel a reunir sus pocas pertenencias y cargar el carro. 
 
“¿Qué estoy haciendo?” pensó para sí mientras el carro saltaba a lo largo del camino de tierra. “Quizás los jasidim sólo estaban tratando de deshacerse de mí. Si ni siquiera mencionaron mi nombre al Baal Shem Tov, ¿cómo iba a saber de mí?” Tales dudas llenaban su mente mientras viajaba. Hasta pensó detener el carro y volver, pero las palabras apremiantes del Baal Shem Tov lo perturbaban demasiado.
 
 Finalmente llegó a su ciudad natal. Cuando el carro se detuvo frente a su casa, vaciló. Finalmente se armó de valor para llamar a la puerta. Un extraño hombre abrió la puerta. “¿Qué quieres?” preguntó el hombre. “¿Está la mujer de Rev Israel en casa?” “Ya no es la esposa de Rev Israel, y ella ya no vive aquí. De hecho, ella está planeando casarse en dos días.”
 
Israel se sorprendió. Nunca se había divorciado de su esposa. ¿Cómo podía volver a casarse? Ahora entendía la urgencia de las palabras del Baal Shem Tov. 
Lo primero que tenía que hacer era evitar que su mujer se case con otro hombre. ¿Pero cómo? Angustiado, se fue a la sala de estudios de Torá local y se sentó a pensar. 
Momentos después, oyó a varios de los mendigos locales que hablan de la inminente boda. “No puedo esperar por la fiesta, sin duda será fastuosa, porque el padre de la novia es un hombre muy rico.”
 
Israel entonces supo lo que tenía que hacer. Se dirigió de inmediato a la casa del rabino de la ciudad, relató su historia, insistiendo en que él nunca había enviado el get, el documento de divorcio a su esposa.
 
El rabino de la ciudad se acordó de Israel y le creyó. “Por favor, quédate aquí mientras yo voy de tu suegro a discutir este asunto.”
 
Resultó que el suegro de Israel había sido engañado por un darshan ambulante [un expositor público de las enseñanzas de la Torá] sin escrúpulos.
 
El darshán había llegado a la ciudad y se dio cuenta de la gran desesperación del hombre rico, porque su hija había sido abandonada por su marido. Así que se acercó al padre de la joven y le dijo: “En mis viajes, he conocido a su yerno y nos hicimos amigos. Estoy seguro de que puedo conseguir que se divorcie de su hija. Sólo dame un poder notarial para actuar en tu nombre y en el de tu hija y me encargo de todo.”
 
“¡Eso sería maravilloso! Ten por seguro de que te pagaré muy bien por tu amabilidad,” le dijo el hombre rico al darshán.
 
El darshán viajó rápidamente a otra pequeña ciudad a cierta distancia donde no era conocido. Allí encontró a tres hombres de cuestionable honestidad que estaban dispuestos a colaborar con su astucia a cambio de un beneficio.
 
 El darshán, acompañado de sus tres nuevos compañeros, luego fueron a una corte rabínica en otra ciudad, alegando que había reconocido a un hombre en la posada local que era buscado por abandonar a su esposa. “Su nombre es Israel y se niega a darle el divorcio a su esposa. Su padre me ha pedido que le obligue a darle divorcio a cualquier precio.”
 
Los rabinos de la corte fueron convencidos por la historia del darshán. Tenían detenido al hombre de la posada, que era uno de los tres conspiradores, y lo llevaron ante ellos. Después de alguna ‘persuasión’, el hombre admitió que él era el marido que había abandonado a su esposa. Entonces, los dos testigos falsos -los otros dos conspiradores- fueron llevados a declarar que ellos también sabían que el hombre era el presunto Rev Israel, el marido fugitivo de la hija del hombre rico.
 
 El Beit Din ‘logró’ obtener el consentimiento de este Israel de preparar un guet, un documento de divorcio, que le dieron al darshán, después de que él les mostró el poder del hombre rico y su hija, que llevaba consigo.
 
El darshán regresó a donde el hombre rico con el preciado comprobante del divorcio. “¿Cómo puedo pagar por todos sus esfuerzos?” Le preguntó el hombre rico. 
“No quiero nada de dinero”, dijo el darshán. “Sólo estaba haciendo un acto de bondad. Sin embargo, apreciaría la oportunidad de presentar a un joven aceptable para tu hija. Eso es todo lo que pido.”
 
Sucedió, que ese joven aceptable acabó siendo el hijo del darshan, y causó una impresión favorable en la familia. Se  fijó la fecha de la boda y se hicieron los planes.
 
Una vez que el verdadero Israel habló con el rabino del pueblo, este  acompañado por la policía local, se dirigió a la casa del hombre rico. El rabino explicó la historia de Israel y acusó al darshán y su hijo de fraude. Los policías se llevaron rápidamente a las dos sinvergüenzas a la cárcel.
 
El hombre rico estaba avergonzado por haber sido engañado, pero era muy feliz de que el complot hubiera sido frustrado a tiempo. Su hija expresó su profundo pesar por su comportamiento desamorado hacia Israel, y le rogó que siga siendo su marido.
 
“En efecto”, concluyó el Rebe de Belz, “luego de todo esto vivieron felices. Pero ¿entienden por qué les conté esta historia?” Preguntó a los dos hombres que estaban delante de él. 
“Tú, Rev Anshel, y tú, Rev Ezriel, fueron los dos testigos falsos y mi hijo Eliezer fue Israel en una vida anterior. Sus almas están en deuda con la suya por la vergüenza y la incomodidad que sufrió. Mi consejo es que aumenten su parte de las ganancias y estoy seguro de que les mostrará los libros.
 
“Y así fue.” 

 
Fuente: Adaptado por Ierajmiel Tilles de una traducción de Tzvi Meir HaCohen Cohn, basado en una historia en Sipurei Iaacov, trasladada en Historias del Baal Shem Tov, de I. I. Klapholtz y publicada en el sitio de internet de Cohn, www.baalshemtov.com
 
Notas Biográficas:
 
Rabi Sar-Sholom [Rokeaj] de Belz [1779-27 Elul 1855] fue el primer Rebe de la dinastía jasidica Belz. Fue el Rebe principal de la judería de Galitzia, y tuvo decenas de miles de jasidim. Sus enseñanzas fueron recopiladas en la obra Dover Shalom.
 
Rabi Israel ben Eliezer (18 Elul 1698-6 Sivan 1760), el Baal Shem Tov [“Amo del Nombre Bueno”], una figura única y seminal en la historia judía, reveló el movimiento jasídico y su propia identidad como una persona excepcionalmente sagrada, en su 36 año de nacimiento, el 18 de Elul de 1734. No escribió libros, aunque muchos libros reclaman contener sus enseñanzas. Kehot Sudamericana tiene hermosos libros del Baal Shem Tov.
 
El Rabino Itzjak Ginsburgh profundizó en las historias del Baal Shem Tov, aportando su visión cabalística en su estilo único, y fueron publicadas por Editorial Gal Einai en hebreo. Su traducción al español quiera Dios podamos poner pronto a vuestra disposición.

Historias de Tzadikim

 

 

 

Maestros Espirutuales

 

Maestros Jasídicos

 

La Tradición “Práctica”

La Tradición “Práctica”
 
La verdadera “práctica” de la cabalá, comprende técnicas que apuntan específicamente a alterar estados o eventos naturales. Técnicas tales como el encantamiento de Nombres Divinos, o la inscripción de tales nombres (o lo de los ángeles) sobre amuletos especialmente preparados. Aunque a menudo llamada la tradición “oculta”, cabalá maasit fue pensada para ser empleada sólo por los más santos y responsables de los individuos y sin ningún otro propósito que el beneficio del hombre o la Creación.
 
Ya desde los tiempos del santo Arí (promediando el siglo XVI), se encuentran indicaciones de que se abusó de estas técnicas por parte de practicantes no adecuados. El santo Arí mismo exhortaba a sus discípulos a evitar las artes prácticas de la cabalá, por considerarlas inseguras mientras permanezca inasequible el estado de pureza necesario para el servicio en el Sagrado Templo de Jerusalem. La exhortación del Arí de hecho posterga la práctica de la cabalá ritual, hasta el tiempo en que el Templo sea reconstruido y sea alcanzado el requisito de pureza que su servicio requiere.
 
Por cierto, el servicio del Templo provee el marco básico, dentro del cual se desarrolla el aspecto práctico de la cabalá. El rito cardinal de la tradición práctica – pronunciar el Nombre esencial de Di-s – fue una pieza central del rito del Templo conducido por el Sumo Sacerdote en Iom Kipur. Al igual que otros aspectos de la tradición práctica, la fórmula exacta para pronunciar el Nombre de cuatro letras, fue pasado en forma secreta de generación en generación de Sumo Sacerdotes. En un punto determinado, se decidió que esa formula no debía seguir siendo transmitida, en la medida en que los individuos designados para el Sumo Sacerdocio, se volvían cada vez más corruptos e indignos de ejecutar una práctica que demanda sensitividad y espiritualidad. Al suspender el conjuro del Nombre de Di-s en el Templo, los rabinos brindaron un precedente, para aquellos que como el Arí, en generaciones posteriores argumentaron en contra de la práctica ritual de la cabalá.
 
Efectivamente, los temores del Arí probaron estar bien fundados, ya que fuimos testigos en las centurias siguientes, de la aparición de movimientos seudocabalistas, conducidos tanto por el oportunismo como por una espiritualidad mal encaminada, que comprometió la fe de Israel, y la reputación de la verdadera búsqueda cabalística. El estudio de los fundamentos conceptuales de la cabalá, dentro de un contexto de firme compromiso con la normativa de las leyes de la Torá, provee la mejor valla contra estas prácticas corruptas de la cabalá.
 
Como se indicó más arriba, no hay una demarcación clara que separe los elementos contemplativos de la cabalá, de aquellos que apuntan a influenciar o alterar la realidad. Así como cabalá iunit puede influenciar, a través de su sistema de cavanot (meditación guiada), la configuración de la fuerzas Divinas influencian nuestra realidad; así también se ve la eficacia de la “cabalá práctica”, predicada bajo el conocimiento de la teoría y la doctrina cabalística. Así, el caso más renombrado de práctica cabalística – la formación de un golem (humanoide) de Praga en el siglo XVI- fue realizado por el gran sabio y santo, rabi Iehuda Loew, el maharal de Praga, un lider de la interpretación de la tradición contemplativa.

Transformaciones Fonéticas

Los Cinco Orígenes Vocales de las Letras
Las 22 letras del alfabeto hebreo se dividen en 5 grupos fonéticos, basados en su origen en el sistema vocal de la boca:

Seguir leyendo Transformaciones Fonéticas

Aik-bejer

Aik-bejer es un método de transformación alfabética donde las 27 letras del alef-bet completo, (incluyendo las formas finales de las letras m-n-tz-p-j) son divididas inicialmente en tres grupos iguales de nueve letras, que luego se agrupan en tripletes en “orden directo”:
 

Seguir leyendo Aik-bejer

At-bash

At-bash es el patrón de transformación “reflectivo” básico, donde la primera y la última letra del alef-bet se transforman una en la otra, la segunda en la anteúltima y así en adelante.
 
El nombre at-bash hace referencia a los dos primeros pares de este sistema: alef-tav y bet-shin. Esta es la transformación alfabética cuyos elementos corresponden a las sefirot en el partzuf de biná, Ima.

Seguir leyendo At-bash

At-baj

El método at-baj de transformación alfabética, consiste en dividir inicialmente en tres grupos, de acuerdo con dos sistemas:
 
1.-mueve, nueve y cuatro letras, sin considerar las cinco letras de final de palabra m-n-tz-p-j (jaf sofit, mem sofit, nun sofit, pei sofit y tzadik sofit);
2.-nueve, nueve y nueve, considerando las cinco letras finales m-n-tz-p-j.

Seguir leyendo At-baj

Al-bam

Al-bam
 
Al-bam es el método de transformación alfabética que sigue un patrón básico y “directo”, se divide el alef-bet en dos grupos iguales de 11 letras, que luego se aparean (la primera del primer grupo con la primera del segundo grupo, la segunda con la segunda, etc) transformándose una en la otra. El nombre al-bam es una referencia a los dos primeros pares de esta transformación: alef-lamed y bet-mem. Esta es la transformación alfabética cuyos elementos corresponden a las sefirot en el partzuf de jojmá, Aba.
 
Al-bam

 

alef

 

lamed

 

bet

 

mem

 

gimel

 

nun

 

dalet

 

samej

 

hei

 

ain

 

vav

 

pei

 

zain

 

tzadik

 

jet

 

cuf

 

tet

 

resh

 

iud

 

shin

 

caf

 

tav

 

 

Ajas-beta

En el método Ajas-beta de transformación alfabética, las primeras 21 letras del alef-bet son divididas en tres grupos iguales de 7 letras, formando tripletes en “orden directo”: la primera letra de cada grupo -alef, jet, y samej; la segunda -bet, tet, y ain; etc.. La letra final tav se agrega al séptimo triplete.
 

Seguir leyendo Ajas-beta