04. Purificar el Aire – KISLEV 5777

Meditaciones Jasídicas para KISLEV 5777
04. Purificar el Aire

El Baal Shem Tov nos enseñó que el judío cuando va por el camino y llega a algún lugar donde no pensaba ir, “Hashem afirma los pasos del hombre fuerte, su camino Él aprobará” [Tehilim 37:23].

Dios lo dirige y lo lleva hacia cierto lugar, y sólo si el judío cree en Dios, en el Uno, Único y Unificado, el Sagrado Bendito Es, que crea el mundo, crea en tiempo presente, ahora en este momento hace existir de nuevo el universo a partir de la nada, del vacío absoluto, sólo con su fe pura y refinada “purifica el aire”, tal la expresión del Baal Shem Tov.

Este concepto de purificar el aire es muy apreciado e importante en la tradición del Jasidut Jabad. Todo judío tiene una tarea, y tiene que estar conciente que tiene la tarea como judío que cree en Dios de purificar el aire del mundo.

¿Qué es el aire, por qué hay que purificarlo?
El aire fuera de la tierra de Israel en verdad no es puro, hay que purificarlo. Incluso purificar aquí nuestra Tierra Sagrada, porque si hay judíos que no se comportan como corresponde y no piensan pensamientos puros, esto también impurifica un poco el aire.

Hay que pensar todo el tiempo que tengo la tarea de purificar el aire. Aire, agua, alimento, vestimenta, casa, son las necesidades del ser humano. Aire para respirar, agua para beber, alimento para comer, vestido para abrigarse, casa a donde venir. El aire corresponde al ápice de la iud del Nombre Havaiá, agua la iud, alimento la hei superior, vestimenta la vav para el honor y embellecerse, y la hei final la casa es maljut, reinado.

El aire es keter, la corona que está por encima de la mente, por totalmente por encima de la conciencia. Sobre Keter está escrita la expresión del Admur Hazakén, Rabi Shneur Zalmen de Liadi, del deseo de Hashem por tener una casa. Es imposible entender este deseo, porque sobre los deseos no se hacen cuestionamientos, no hay pregunta para nada. Porque es un asunto de fe por encima de todo motivo. Por eso justamente la fe simple del judío, del judío simple, ligada con la simpleza de la Esencia Infinita es la que purifica el aire.

Por eso al purificar el aire se purifica el Keter del universo todo. Entonces de manera automática todos los niveles siguientes de iud, hei, vav, hei, todo se encadena desde el Keter hasta el bait, la casa. El Beit Hamikdash, el tercer Templo Sagrado que se construirá pronto en nuestros días.

Deja un comentario

Ir arriba