14. Juegos de Guerra . KISLEV 5777

Meditaciones Jasídicas para KISLEV 5777
14. Juegos de Guerra

Para salir victorioso en la guerra un rey está dispuesto a derrochar todos sus tesoros, más aun que para el casamiento de su hijo único. Esto es así, porque en una guerra afecta la esencia misma de su existencia, la esencia del rey. Y por eso nada tiene valor ante el objetivo del triunfo.

¿Cómo se puede aplicar esta parábola a HaShem Bendito sea? ¿Existe verdaderamente un enemigo a quien confrontar, que Hashem tiene que vencer? Suena sumamente extraño pues HaShem crea todo, todo lo que hay en el mundo son al fin de cuentas muñecos de HaKadosh Baruj Hu.

¿Acaso hay aquí una guerra contra un muñeco que impulsa a HaKadosh Baruj Hu a derrochar todos sus tesoros? ¿Cuál es la explicación? Hay que decir, y esto es sabido por la psicología, que el hombre puede crear o inventar una especie de juego que él mismo inventó, porque sin el propio el inventor el juego pierde interés. Pero después de que lo inventa se vuelve para él algo tan serio que él mismo entra a participar del juego, y a sabiendas de que es completamente virtual pasa a ser lo más importante de su existencia.

Y así, supuestamente Dios mismo, en toda Su Gloria y Honor, aunque Él mismo haya creado ese juego hace que tiene en frente otro rey que le hace la guerra. Y para vencerlo, aunque todo es un juego, todo es virtual, tiene que entrar a la batalla como si fuera algo de lo más real y verdadero, y para triunfar derrocha los tesoros.

Si no hubiera creado el universo como lo hizo, con los Mundos inferiores, y este mundo inferior material tan bajo que no hay más bajo que él, con todos sus opositores y sus cáscaras impuras, nunca hubiera, supuestamente, revelado Su Esencia en toda su profundidad. Por eso tiene que jugar ese juego y jugarlo con la máxima seriedad, y sólo así al final nos revela todos sus tesoros.