lun. Jul 22nd, 2019

Tres cuentos sobre el Rebe de Lubavitch de tres épocas diferentes

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

En honor a Gimel Tamuz, el 3 de Tamuz, meditemos en tres cuentos sobre el Rebe de Lubavitch de tres época diferentes.

Silencio para uno y habla para el otro

Nuestra primera historia tuvo lugar en el período en que el Rebe, que todavía era llamado el Rama’sh (Rabí Menachem Schnersohn), servía como la mano derecha de su suegro, el Rebe anterior de Lubavitch, Rabi Iosef Itzjak Schnersohn:

En 5707 (1947) el Rebe viajó a París para encontrarse con su madre que había logrado salir de Rusia. Invitó a tres de los jasidim de Lubavitch que estaban en París en ese momento: el rabino Najum Shemariá Shashunkin, el rabino Ben Tzion Shemtov y el rabino Zalman Sodkevitch (quien contó esta historia) para que lo visitaran. Cada uno de los tres tenía problemas personales para discutir con el Rebe. El Rebe comenzó a hablar con el rabino Shashunkin, mientras que el rabino Zalman sintió de repente un impulso abrumador de dormir. Después, el Rebe se volvió para hablar con él y de repente se encontraba completamente alerta y despierto, mientras notaba que los otros dos Jasidim estaban durmiendo. Cuando llegó el momento de que el Rebe hablara con Rabí Shemtov, los otros dos se quedaron profundamente dormidos…

Esta historia resume maravillosamente la explicación de Ba’al Shem Tov sobre el secreto de Jashmal: que un verdadero tzadik puede estar en silencio (jash-silencio) para aquellas personas a quienes sus palabras no están dirigidas y simultáneamente hablar (mal-habla) con otras personas. En esta historia, vemos que incluso antes de que el Rebe se convirtiera oficialmente en el Rebe, ya tenía el secreto de Jashmal.

De esto también podemos concluir que el Rebe también recibió la segunda explicación del Baal Shem Tov sobre el secreto de Jashmal, el secreto del proceso de sumisión, separación y dulcificación (jash-mal-mal), y postular que es por eso que el Rebe invitó a estos tres Jasidim , a un jash-mal-mal paralelo : a uno de los Jasidim el Rebe habló palabras de sumisión ( jash ), al segundo, palabras de separación ( mal ) y al tercero, palabras de endulzamiento ( mal ) – a cada uno según su propia raíz del alma y la rectificación que necesitaba en general, y en particular, en el momento de su conversación.

El Rebe y los que vienen con él.

Esta historia tuvo lugar en el primer año en que el Rebe ya había asumido el liderazgo de Jabad después del fallecimiento de su suegro. En ese momento, él todavía realizaba ceremonias de boda.
Una pareja comprometida le pidió al Rebe que realizara su ceremonia de boda. El Rebe le preguntó a la novia si estaba planeando cubrirse el cabello con una peluca. La novia respondió que planeaba cubrir el cabello con un pañuelo en la cabeza (tijel). A pesar de las palabras del Rebe de que un pañuelo en la cabeza a veces puede deslizarse hacia atrás o incluso caer de la cabeza y por eso es preferible usar peluca, la novia se mantuvo firme y el Rebe dijo que si ese es el caso no podría realizar la ceremonia de bodas. En la mañana de la boda, el novio llegó la central general del Rebe en 770 y le dijo al Rebe que la novia había aceptado ponerse peluca y, a la luz de su decisión, una vez más le piden al Rebe que realice su ceremonia de boda. El Rebe respondió que ya era demasiado tarde. «Pero todavía faltan muchas horas para la boda», le dijo el sorprendido novio. “Ciertamente, tu intención no es que yo venga solo y no aquello que viene junto conmigo. Y para eso ya es demasiado tarde…», respondió el Rebe.

En esta historia vemos cómo el Rebe se veía a sí mismo. Claramente, el novio quería la presencia del Rebe en la boda, pero no era consciente de «lo que viene con el Rebe». En realidad esta era una frase que el Rebe usaba a menudo para referirse a su conexión con su suegro, el anterior Rebe. El Rebe usaba esta frase en el primer período después del fallecimiento de su suegro y una vez explicó: «En verdad no importa a quién él [el Rebe anterior] esté conectado, lo que importa es que estamos conectados con él y para nosotros no hay nada más alto que eso». El Rebe hacía hincapié, especialmente en el año anterior a que aceptó el liderazgo de Jabad (5710 ó 1950) y en el primer año de ser Rebe, que no era nada más que una conexión con su suegro, el «Nasi (líder) de nuestra generación”. Se veía a sí mismo como nada en absoluto, y que él es principalmente “lo que viene con [él]”. El Rebe intentó (sin éxito) imprimir esto en sus seguidores, los jasidim, mientras que al mismo tiempo no renunció a su propia asertividad y enfoque firme en varios temas, por ejemplo, en usar una peluca para cubrir la cabeza, un tema que se conoció como «uno de los asuntos del Rebe».

El jasid del Rebe: Con todos los poderes del alma

La tercera historia tuvo lugar muchos años después, después de que las inigualables capacidades de liderazgo del Rebe ya estaban claras para todos, a través de sus mivtzoim (campañas de mitzvá), las luchas públicas que asumió y su enfoque en la redención y el Mashíaj, como veremos en la siguiente historia:
El rabino Jaim Hakohen Gutnick, de bendita memoria, ex líder del Beit Din de Melbourne, le preguntó una vez al Rebe si debía cambiar su sombrero rabínico de estilo británico por un sombrero regular de estilo Jabad, para que se viera como un Jasid. El Rebe respondió: Es cierto que uno de los Rebes de Jabad dijo cierta vez que estaba celoso de las vestimentas de los jasidim de Polonia, pero si le mostraban un Jasid de las generaciones anteriores, podría saber de inmediato si era un Jasid del Alter Rebe, el Mitler Rebe o el Tzemaj Tzedek. No según su vestimenta, sino según el asunto al que se dedica con más entusiasmo (en yidish, koj zij).

El Rebe continuó: Mis Jasidim se dedican con entusiasmo a tres cosas: A. Mivtzoim (campañas de difusión de una mitzvá) que incluyen los tres pilares sobre los que se apoya el mundo. Implementarlas fortalece al mundo. B. El Orgullo judío (el Rebe habló extensamente sobre el tema «¿Quién es judío?» Pero en un nivel simple esto también incluye la lucha por toda la tierra de Israel). C. «Vivir con el Mashíaj»: cada pensamiento, palabra y acción se centran en «traer los Días de Mashíaj».

Los tres elementos que el Rebe declaró abarcan todos los niveles del alma del Jasid.

Las mivtzoim corresponden a los poderes de implementación y acción en el alma: los poderes de comportamiento del alma, asociados con las sefirot de victoria, reconocimiento y fundamento (netzaj, hod y iesod). La iniciativa de implementación proviene de victoria, que combinada con la sumisión o el reconocimiento de las instrucciones del Rebe transforma a cada jasid en un individuo piadoso, que se describe como «un fundamento del mundo». Los piadosos, los tzadikim, son quienes sostienen la realidad, como en las palabras del Rebe: las mivtzoim fortalecen la existencia del mundo.

El orgullo judío comienza con un sentimiento individual de humildad personal, que luego se complementa con el orgullo positivo compartido por los miembros de una unidad militar de élite. El orgullo judío se basa en las facultades del corazón. Las luchas públicas que el Rebe tomó sobre sí mismo derivaron de las profundidades de su corazón y tocaron áreas que eran especialmente importantes para él. Este es el nivel de los poderes emotivos del alma, el sefirot de bondad, poder y belleza, (jesed, guevurá y tiferet). En resumen, el amor ilimitado del pueblo de Israel deriva de la bondad amorosa (en el eje derecho) produce la firmeza del poder (desde el eje izquierdo) cuando se necesita determinación en las luchas; los dos son entonces equilibrados por la sefirá de belleza (del eje medio).

La principal innovación encontrada en las enseñanzas del Rebe es que la redención y el Mashíaj son el punto esencial del servicio del intelecto de Jabad a través de las generaciones. El Rebe reveló en una carta que la conciencia de la redención y el Mashíaj lo habían acompañado desde sus primeros años cuando asistía al jeider, “la escuela para niños”, e incluso antes. A partir de ese momento, anhelaba la redención y meditaba cómo, al llegar, se iba a aplicar el verso “Te agradezco, Dios, por estar enojado conmigo” a todas las tribulaciones del exilio como el máximo consuelo. El jasid se enfoca en esta conciencia de Jabad e impregna todos sus pensamientos, palabras y acciones con el fin último de la Creación: la venida de Mashíaj. Este tema está relacionado con el intelecto y las sefirot intelectuales en el alma: sabiduría, entendimiento y conocimiento (jojmá, biná y daat). La sabiduría, que se describe en el Zohar como un «punto que penetra» convierte al jasid en alguien firmemente impregnado con el tema de Mashíaj y la redención; el fuego del entendimiento mantiene sus pensamientos constantemente preparados, y el conocimiento enfoca y concentra la mente en el tema.

 

Las historias son del libro, Maasé BeRebe, del rabino A.D. Halperin, de la Sifriat Kfar Jabad.

 


Colabora con Gal Einai para aumentar la difusión y traer la redención ahora
ww.paypal.com a la cuenta Mani@daat.org.il
o en una cuenta en tu país

INSTITUTO GAL EINAI
EL PORTAL A LA DIMENSIÓN INTERIOR DE LA TORÁ
Del RABINO ITZJAK GINSBURGH

Tamuz


Cursos, seminarios, conferencias en español www.galeinai.org
Whatsapp: +972523913770
Telegram: https://t.me/galeinai

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Esta semana: Parashá Pinjas

  • 19th of Tamuz, 5779 julio 22, 2019

Artículos de TAMUZ

UNETE A NUESTRA LISTA DE EMAIL

Suscripción

Recibe diariamente videos y meditaciones en tu celular

(envía un mensaje con tu número celular, nombre y país, y te agregaremos a nuestros grupos)
WhatsApp al +972 5239 13770
Telegram en https://t.me/galeinai

A difundir los manantiales del Jasidut

A %d blogueros les gusta esto: