sáb. Jul 4th, 2020

El Ascenso de las Generaciones

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Parashá – Devarim
Un fragmento traducido de las palabras de Rabí Ginsburgh en la ceremonia de entrega del Premio
a la Obra de Torá del Año, el 7 de Menajem Av de 5779 Av – 8 de agosto 2019.

Versión PDF

Por rabi Itzjak Ginsburgh

Los sabios dicen que los primeros cuatro libros del Pentateuco fueron articulados por Moshé «de la boca del Poder» ( ,מִ פִ י הַ גְּבוּרָ הmi pi Haguevurá), refiriéndose a la boca de Dios, por así decirlo. Por el contrario, Deuteronomio, el quinto libro del Pentateuco lo dijo «de su propia boca» ( ,מִ פִ י עַ צְּ מוֹmipi atzmó). Por otro lado, «Toda la Torá, y Moshé lo dijo desde la boca del Poder», y como escribe Maimónides: «Quien diga que la Torá no es de Dios, aunque sea un verso e incluso una palabra, si dice que Moisés lo dijo solo, no cree en la Torá”.1

¿Cómo podemos explicar la discrepancia? Hay dos niveles diferentes involucrados en la revelación de la Torá. Los primeros cuatro libros del Pentateuco son profecías del más alto nivel: la profecía de Moisés, el maestro de todos los profetas, que profetizó a través de un cristal transparente. En esta forma de profecía, la palabra de Dios desciende del cielo en su forma más pura, de arriba hacia abajo, solo ‘pasando’ por Moisés como conducto. El quinto libro, por otro lado, el libro de Deuteronomio, fue articulado por Moisés con ruaj hakodesh, el espíritu sagrado (el significado, según Tosafot, de «de su propia boca»)2 que brotó de abajo hacia arriba. Es la palabra de Dios que se inviste en Moshé y fluye de él, de su personalidad e intelecto y se describe como, «la Shejiná [la Presencia Divina] habla desde la garganta de Moisés». El libro de Deuteronomio, también conocido como Mishné Torá (literalmente, «una revisión de la Torá») es la raíz de la Torá Oral, que asciende desde abajo para reflejar a la Torá Escrita. Sorprendentemente, el valor numérico de «de la boca del Poder» ( ,מִ פִ י הַ גְּ בוּר הmipi haguevurá) junto con el de «de su propia boca» (,מִ פִ י עַ צְּ מוֹ mipi atzmó) es 687, idéntico al valor de «profecía» ( ,נְּ בוּא הnevuá) y “espíritu sagrado» ( ַרוּח ,הַ קֹּדֶ שׁ ruaj hakodesh).

Figura 1- El Rav Itzjak recibiendo el premio de manos de Shmuel Ianiv, Presidente de la Organización

¿Cuál es la raíz de la diferencia entre los primeros cuatro libros de la Torá y el quinto? Moisés transmitió los primeros cuatro libros de la Torá a la generación del desierto, pero el libro de Deuteronomio lo transmitió a la generación que estaba a punto de entrar en la tierra de Israel. La generación del desierto se describe como «una generación de conocimiento» (dor deiá), perteneciente a Moisés, que se describe como la facultad inclusiva de conocimiento de todo el pueblo judío. Sus almas eran almas del Mundo de la Emanación y era apropiado que recibieran la palabra de Dios de una manera celestial y elevada. Por otro lado, la generación que ingresó a la tierra de Israel estaba en un nivel inferior. Sus almas eran almas del mundo de la Creación, pertenecientes al liderazgo de Josué, de nivel inferior y fue la primera instancia de lo que se conoce como la «extensión de Moisés en cada generación»3 ( ,אִ תְּ פַ שְּׁ טוּתֵ יהּ דְּ מֹּשֶׁ ה בְּ כ ל ד ר א וְּד ר אitpashtuta deMoshe bejol dara vedara). Esa generación necesitaba la Torá que fluía de abajo hacia arriba: «la verdad brotará de la tierra»4, la palabra de Dios que fluye de la realidad inferior con la que estaban
destinados a tratar.

En el desierto (así como en el exilio, que los profetas describieron como «el desierto de las naciones»5) nos enfocamos en la creación (con la separación) del pueblo judío y con la revelación de Dios como «Nuestro Dios», «el Dios de Israel». Al describir esta separación desde otra perspectiva, los sabios explican que la palabra Sinaí está relacionada con la palabra hebrea siná, «odio». Por lo tanto, en un comentario difícil de entender, explican que en el Monte Sinaí el odio descendió sobre las naciones del mundo; odio en el sentido de estar separadas del trato especial de Dios hacia el pueblo judío.

Figura 2 – Rabino Shuel Eliahu, rabino Principal de Zfat

Pero una vez en la tierra de Israel nuestras energías se canalizan a revelar a Dios como el «Rey del universo», como el Dios de todos, hasta su máxima revelación a todas las naciones, cuando «la montaña del Templo de Dios estará por encima de todas las montañas… y todas las naciones acudirán a ella”. ¡Increíblemente, el valor de “[Dios de] Israel” ( )יִשְּ ר אֵ לy “[Rey del] universo” ( ,עוֹל םolam) también es igual a 687!

Es un principio básico del judaísmo que a medida que nos alejamos de ese momento de la entrega de la Torá en el Monte Sinaí, que es la fuente de la profecía que desciende de lo Alto, se va enfatizando el ruaj hakodesh que surge desde abajo. En realidad, existe la misma relación entre cada generación y la anterior: la Torá que nos pasó de la generación anterior es relativamente como la profecía (Torá del cielo) y nuestro propio estudio de los detalles y aplicaciones de la Torá representa el ruaj hakodesh de los estudiosos de la generación actual. Pero esto no es simplemente un «descenso generacional» de arriba hacia abajo, también es un ‘ascenso generacional’ de abajo hacia arriba, en preparación para la redención, en la que Moisés inspirará a todo el pueblo judío con el poder de revelar la sabiduría de la Torá «de su propia boca». Cuando vemos el cumplimiento de la profecía:
«Derramaré mi espíritu sobre toda carne y tus hijos e hijas profetizarán»6 cada persona ameritará una revelación de la Torá «de su propia boca», adecuada a su carácter único.

Como dice el profeta: «He colocado la Torá en sus pechos y la escribiré en sus corazones».7

Por lo tanto «el hombre ya no enseñará a su prójimo ni a su hermano a decir:
‘Conoce a Dios’, porque todos Me conocerán, desde el más pequeño hasta el más grande de ellos”.8


Notas

1 Hiljot Teshuvá 3:8.

2 Meguilá 31b sv Moshe
3 Tikunei Zohar 69 (112a).

4 Salmos 85:12.
5 Iejezkel20:35.

6 Ioel 3: 1.
7 Irmiahu 31:32.
8 Ibíd., V. 33.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

UNETE A NUESTRA LISTA DE EMAIL

Suscripción

Recibe diariamente videos y meditaciones en tu celular

(envía un mensaje con tu número celular, nombre y país, y te agregaremos a nuestros grupos)
WhatsApp al +972 5239 13770
Telegram en https://t.me/galeinai

A difundir los manantiales del Jasidut

A %d blogueros les gusta esto: