jue. Dic 12th, 2019

La Importancia del Calendario Hebreo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

La Torá escrita y la oral comienzan con una apreciación diferente del significado del tiempo. La primera lo hace con las palabras «En el comienzo, Di-s creó los cielos y la tierra»; la segunda comienza en cambio con: «¿Desde cuándo recitamos el Shemá en la noche?»

Por otra parte, el primer precepto que se les dio a los judíos como pueblo, cuando se preparaban para salir de Egipto, fue la mitzvá de santificar cada mes la luna nueva, que constituye la base del calendario judío. De esto podemos entender que esta habilidad de realizar correctamente el cómputo del tiempo es en si mismo el poder Divino que tenemos para salir de Egipto (que representa todos los estados de esclavitud espiritual), incluso en nuestros días.

Cuando un judío se esfuerza en calcular el tiempo de acuerdo al calendario judío, refuerza su espiritualidad general conciente. El conjunto de principios según los cuales se determina el tiempo judío, es llamado «el secreto del ibur», que significa la «intercalación» del mes agregado y «embarazo». Vivir la vida de acuerdo con el calendario judío «impregna» la mente con estados elevados de conciencia judía. La palabra ibur también es análoga a ivri, o «hebreo».

(En la terminología de la cabalá, «el «embarazo» o preñez ocurre cuando la idea o iluminación de jojmá se ubica en el «útero» de biná, donde se desarrolla hasta llegar a ser una estructura mental madura. De esta gravidez nacen subsecuentemente las emociones derivadas.)

Podemos destacar que el valor numérico de las palabras hebreas taarij ivri, «fecha hebrea», es igual al de bereshit, «en el comienzo», 913. Esta es una clara alusión al hecho que tanto el proceso personal interior de rectificación propia como su compromiso externo con la rectificación del mundo en general, comienza con el uso de y depende del calendario judío para el cálculo del tiempo.

Luego del pecado original, Di-s se dirigió a Adán preguntandole: «¿Dónde estás?» La evaluación personal de dónde nos encontramos en la vida comienza determinando dónde uno está en el mundo, física y espiritualmente. Está explicado en cabalá que la dimensión del tiempo es lo que conecta la dimensión de espacio (nuestra ubicación física) y la dimensión del alma (nuestra ubicación espiritual). Si primero sabemos qué día es hoy, uno puede conocer y conectar su ubicación física con su ubicación espiritual. (Así también en la ley judía, cuando se interroga en forma cruzada a los testigos en casos capitales, la mayoría de las preguntas del juez giran alrededor del momento en que el crimen tuvo lugar.)

Ser judío significa ante todo pensar como tal. Esto significa evaluar la vida y tomar decisiones desde un punto de vista judío, comenzando por cómo se planifica los asuntos en la agenda personal. Entonces y sólo entonces, uno puede saber «dónde» está en la vida y cómo puede tener éxito en llevar a uno mismo y a la porción del mundo a su máxima y correcta realización y plenitud.

Introducción

Basado en clases brindadas en Zurich el 4 de Nisan de 5766 – 2 de abril de 2006

Esta es la primera de una serie de doce clases mensuales a realizarse en Zurich, Suiza, en las que el rabino Ginsburgh se explayará sobre el aspecto místico de cada mes hebreo. La primera clase está distribuida entre esta página introductoria y la siguiente que trata sobre el mes de Nisan, sus características como primer mes del año y su sentido del dibur – el habla, el sentido especial vinculado con los gobernantes.

Nuestro tópico de esta noche es «los sentidos del alma». El primer texto clásico de cabalá, el Sefer Ietzirá – El Libro de la Formación- explica que cada una de las 12 raíces del alma, inherentes a cada una de las 12 tribus del pueblo judío, tiene un sentido especial, un talento único.

La mejor época para comenzar a discutir los sentidos, llamados jushim en hebreo, es justamente ahora en el mes de Nisan, el primero de los meses del año judío (Tishrei es el primer mes del año universal). Históricamente, durante los doce primeros días de este mes fue inaugurado el Tabernáculo del desierto y en cada día de la inauguración, uno de los doce príncipes de las tribus de Israel traía un sacrificio inaugural.

De acuerdo con el Arizal las tribus tienen un paralelo con los meses del año judío (nuevamente comenzando con Nisán) en el mismo orden que la Torá relata la ofrenda de los sacrificios. El primer sacrificio inaugural fue traído por Najshon Ben Aminadav, el príncipe de Iehudá, la tribu de los reyes. Como discutiremos más adelante, la Mishná también establece que el mes de Nisán es el Año Nuevo de los Reyes de Israel.

Una manifestación física de los doce sentidos de las tribus de Israel estaba en el joshen, el pectoral del Sumo Sacerdote, en el cual había una piedra para cada tribu con un color especial, que aparecía también en la bandera dicha tribu. Cada piedra con su color asociado tiene el poder espiritual de despertar en el alma el sentido respectivo de la tribu.

Demos una idea primero de qué son estos doce sentidos, porque usualmente pensamos que hay cinco. Estos cinco (vista, oído, olfato, gusto y tacto) están incluidos en los doce. Por eso presentemos los sentidos en el orden de los meses hebreos, con su tribu correspondiente y diciendo algunas palabras acerca de cada uno.

Orden

Mes

Tribu

Sentido

Nota

1

Nisan

Iehudá

habla

Cada sentido posee una gran carga de significado, basado en las varias connotaciones de su nombre en hebreo. Hablar, dibur, también significa «liderazgo» en hebreo, motivo por el cual se vincula con el Año Nuevo de los Reyes, porque el rey rige con su palabra.

2

Iar

Issajar

pensar

Contemplación. También es el sentido de la meditación.

3

Sivan

Zevulún

caminar

También se refiere al movimiento en general y a un sentido del progreso.

4

Tamuz

Reuvén

vista

Las personas que tiene este sentido es especialmente perceptiva.

5

Av

Shimón

oído

Las personas que tienen este sentido son especialmente receptivas.

6

Elul

Gad

acción

Esta palabra también significa rectificación, reparar algo. Esto se relaciona con este mes anterior a las Grandes Festividades de Tishrei, que está dedicado a reparar nuestros senderos. A algunas personas les gusta reparar cosas que no funcionan, otras piensan que comprar cosas nuevas es mejor.

7

Tishrei

Efraím

tacto

Implica también las relaciones matrimoniales. Todo el secreto de las festividades de este mes es el matrimonio entre el pueblo y Dios.

8

Jeshvan

Menashé

olfato

Las personas que tienen este sentido son especialmente sensibles a los demás y concientes de sus rasgos de carácter.

9

Kislev

Biniamín

dormir

Está explicado en cabalá que si una persona tiene un sentido para algo, puede hacerlo bien en un tiempo corto. Dormir también es el sentido de una persona calma y fría. Es el sentido del alma de calmarse a uno mismo. También relacionado con soñar.

10

Tevet

Dan

ira

Este sentido debe ser dirigido directamente contra nuestra mala inclinación. Debemos saber cómo tener una indignación justa frente a la maldad que tenemos adentro. Esto tiene que venir antes de estar disgustado con la maldad que hay alrededor nuestro.

11

Shevat

Asher

gusto

Es también el sentido de comer apropiadamente, por lo que también a veces es llamado el sentido de comer.

12

Adar

Naftalí

risa

Por supuesto estrechamente vinculado con la festividad de Purim.

Ahora que hemos paseado por los 12 sentidos, debemos notar que todo este tópico es uno de los principales puntos de correspondencia entre la cabalá y la psicología.

Lo primero que aprendemos en cabalá es ser concientes de la existencia y presencia del Todopoderoso en cada parte de nuestras vidas. Lo mismo es verdad respecto a nuestra alma.

La cabalá nos enseña, especialmente respecto al tema de los 12 sentidos, cómo ser concientes de nuestra alma y sus distintos aspectos. Aunque todos tenemos algo de cada uno de estos sentidos, hay uno que predomina. Esto no significa necesariamente que venimos físicamente de la tribu que tiene este sentido, pero si que espiritualmente derivamos de ella.

La raíz original de la palabra cabalá en hebreo significa «paralelo o análogo». En los Cinco Libros de Moshé esta raíz aparece sólo dos veces (Éxodo 26:5 y 36:12), en la misma expresión «las argollas deben ser paralelas». Sólo más tarde, en el Libro de Ester aparece con el significado que se ha vuelto más común en hebreo, «recibir».

Esto significa que el sentido original de la palabra cabalá es la habilidad de ver paralelos, de ver correspondencias uno a uno entre diferentes conjuntos de elementos que a primera vista pueden no parecer estar relacionados entre si.

Todo se basa en el hecho de que tienen el mismo número de elementos. En la Torá los dos conjuntos eran de 50 argollas que unían las partes del techo de pieles del Tabernáculo del desierto, creando así una unidad a partir de dos partes.

Todo el propósito del estudio de la cabalá es ver unidad dentro de la pluralidad. Así es que uno empieza a retornar desde un sentimiento de pluralidad hacia la unidad en el alma. Esta es la sabiduría básica de la cabalá.

El Sefer Ietzirá también nos enseña que hay 10 sefirot, los diez canales de energía por medio de los cuales el Todopoderoso crea el mundo. Si vinculáramos las sefirot con nuestra alma, podríamos ver que corresponden (como el significado de cabalá) a los 10 poderes concientes del alma: 3 intelectuales (sabiduría, entendimiento y comprensión) y 7 emocionales (desde bondad hasta reinado).

Además de las 10 sefirot concientes o poderes del alma, también hay otras tres supra concientes, que en el lenguaje de la cabalá son llamadas las coronas del alma, dándonos un total de 13, aludiendo al mes adicional de Adar I llamado jodesh haibur, que agregamos al calendario hebreo 7 veces cada 19 años.

El mes 13 corresponde a la tribu de Levi. El sentido de esta tribu es la música, que en cierto sentido es la que abarca a todos los demás y reside dentro de cada uno de los otros. Esto es decir que de alguna manera cada sentido está como «sintonizado» con él.

La división de 13 en 12 está reflejada de una manera muy hermosa en el Maguén David (de hecho, en otro lado discutimos una serie de números llamada los números del Maguén David definida por la ecuación: MDn = 12Dn +1, donde MDn es el número Maguén David de n y Dn es la suma de los números enteros desde 1 hasta n, o sea el triángulo de n), que podemos verlo compuesto de 13 triángulos rodeando un área central. Esta área central corresponde a la sefirá de conocimiento, que en el alma se manifiesta como el poder de la unificación.

Para ilustrar esto tomemos por ejemplo al habla. El primer Rebe de Jabad nunca simplemente habló, sino que todo lo dijo cantando. Esta idea se reflejaba también en la forma en que las tribus estaban situadas en el desierto, acampando las 12 alrededor de la tribu de Levi.

Tenemos de esta manera 13 sentidos, 13 almas-raíces (tribus), 13 meses y 13 poderes del alma. Nuestra tarea será ver cómo cada sentido corresponde a un poder particular del alma, su tribu, su mes y como explicaremos más adelante, una letra del alfabeto hebreo.

 

Volver
calendario Hebreo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
  • 14th of Kislev, 5780 diciembre 12, 2019

UNETE A NUESTRA LISTA DE EMAIL

Suscripción

Recibe diariamente videos y meditaciones en tu celular

(envía un mensaje con tu número celular, nombre y país, y te agregaremos a nuestros grupos)
WhatsApp al +972 5239 13770
Telegram en https://t.me/galeinai

A difundir los manantiales del Jasidut

A %d blogueros les gusta esto: