jue. Dic 5th, 2019

La Maravillosa Misión de los Estudiantes del Arizal

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Version PDF

Por el Rabino Itzjak Ginsburgh

El santo rabino Itzjak Luria (el Arizal) nació en Ierushalaim en 5294 (1533). Su padre falleció cuando era niño y se mudó con su madre a la casa de su tío en Egipto. En Egipto aprendió Torá del rabino Betzalel Ashkenazi, autor del Shitá Mekubetzet y del Radbaz. Mientras estuvo en Egipto, profundizó en el sagrado Zohar. Eliahu el Profeta se le reveló y descubrió un método nuevo y profundo de la Cabalá. Según las instrucciones de Eliahu el Profeta, el Arizal hizo aliá a Tzfat y enseñó su método de Cabalá al Rabino Jaim Vital, quien escribió sus enseñanzas en forma de libro. El libro más famoso de Arizal, que incluye los puntos principales de su método, es «Etz Jaim». El Arizal falleció a la temprana edad de 38 años y está enterrado en Tzfat.

El Arizal fue el primero en revelar secretos asombrosos de la Cabalá, nunca antes revelados en el mundo. No solo hubo un enjuiciamiento contra él en el Cielo, sino también en la tierra, también hubo algunos Tzadikim y rabinos que pensaron que estaba prohibido revelar estos secretos al público, y que incluso si Dios le hubiera revelado esos secretos a él, debería guardarlos para sí mismo. Hasta hubo grandes rabinos que consideraron excomulgarlo. El mayor rabino que quería excomulgarlo era el Maharshal, el rabino Shlomo Luria, que también era pariente del Arizal. El Maharshal era el Gran Rabino de Lublin, el principal centro de la judería europea en ese momento. Se lo consideraba el gigante de la Torá de su generación y estaba muy descontento de que el Arizal revelara secretos de la Cabalá.

El Arizal vio todo esto con su ruaj hakodesh (inspiración divina). Para evitar que se produzca la excomunión, envió a una misión a dos de sus alumnos, uno era su distinguido alumno el rabino Jaim Vital y otro más. El Arizal no tomó esta medida para preservar su honor personal. Estaba revelando los secretos de la Cabalá por una razón, para acelerar la redención, y esto tenía que ser salvaguardado.

¿Cómo se suponía que los estudiantes del Arizal iban a ir rápidamente de Tzfat a Lublin? Para eso el santo Ari preparó una nube.

Los estudiantes abordaron la nube a instancias del Ari y rápidamente llegaron a Lublin (realizando otra misión importante en el camino), justo a tiempo para las oraciones del viernes por la tarde. Aunque parecían piadosos nadie sabía quiénes eran. Cuando terminó la Oración Silenciosa, el sheliaj tzibur que dirigió la oración esperó a que el Maharshal completara su oración, como era la costumbre. Toda la congregación esperaba respetuosamente cuando uno de los estudiantes de Arizal le dijo al oficiante de la sinagoga: «¿Por qué tenemos que esperar a este rabino, cuando todo lo que está haciendo ahora es pensar en la rueda de un carro?». La plegaria es un momento para pensar en Dios, pero este hombre de aspecto piadoso decía que cientos de judíos están esperando al rabino, que está pensando en una rueda de carreta.

El sheliaj tzibur estaba muy molesto. Pueden parecer piadosos, pero están avergonzando al rabino. Como no sabía qué hacer él mismo fue a ver al rabino, le dijo lo que había sucedido y le preguntó qué hacer. Después de todo, insultar al rabino es un insulto a la Torá que él enseña, y el rabino debe castigarlos.

El Maharshal lo escuchó atentamente y le dijo que no hiciera nada a los invitados. Más tarde, explicó que todos los viernes por la tarde, antes de concluir la Oración Silenciosa y dar sus tres pasos hacia atrás, revisa con su pensamiento todas las decisiones sobre la ley judía que había realizado durante esa semana para asegurarse de que no había errado, el Cielo lo prohibida. Contó que hacía esa revisión al final de la Oración Silenciosa, porque entonces su cabeza estaba más clara. “Al final de la Oración Silenciosa”, dijo, “estaba pensando en uno de los casos que tuve esta semana, que giraba en torno a una rueda de carreta. Entonces estos dos invitados tienen ruaj hakodesh. Sabían lo que estaba pensando.

El Maharshal invitó a los dos importantes invitados a pasar el Shabat con él en su casa. Al cortar la jalá, el pan después del Kidush, sucedió algo extraño. Aparentemente, una hormiga se metió en la jalá, y el Maharshal la cortó por la mitad. Fue un momento incómodo. Uno de los invitados, que estaba sentado al lado del Maharshal, tomó su bufanda y la pasó ante los ojos del rabino. De repente, vio la hormiga como si fuera del tamaño de un camello. El Maharshal estaba muy desconcertado. Una hormiga en la jalá era bastante mala, pero cuando parecía del tamaño de un camello, era realmente aterradora. El invitado sacó dos panes de jalá de sus grandes bolsillos. Eran panes especiales, todavía calientes como si acabaran de haber sido retirados del horno, similar a los panes de la mesa del Templo Sagrado. El piadoso invitado le dijo al Maharshal que estos eran regalos de su sagrado rabino, el Ari. Continuó diciéndole al Maharshal que habían venido de Tzfat en una nube. El Arizal había visto con su ruaj hakodesh que habría un problema con tu jalá, así que te envió dos panes especiales de jalá celestial, que tienen la santidad del pan de la mesa del Templo.

El Maharshal comenzó a preguntarse si era realmente correcto excomulgar al santo Ari. Pidió a los dos invitados que lo acompañaran a su sótano. El mismo Maharshal también era un gran cabalista, pero mantuvo ese hecho oculto. No estudió ni enseñó Cabalá en público. En el sótano, comenzó a exponer un profundo pensamiento cabalista.

Los estudiantes del Ari escucharon la explicación del Maharshal y luego el Rabino Jaim Vital abrió la boca y solo dijo el primer verso de la Torá: «Al principio Dios creó los cielos y la tierra». En ese momento, el Maharshal sintió y vio de repente que los cielos fueron crearon de nuevo y la tierra fue creada de nuevo (tal como será cuando venga el Mashíaj, habrá nuevos cielos y una nueva tierra). El Maharshal entendió que el poder de la Torá del estudiante de Ari era mucho mayor que su propio poder. Cuando habló, no se creó nada, pero cuando el alumno dijo solo un versículo, se crearon un cielo y una tierra nuevos.

Esto convenció al Maharshal de no excomulgar al santo Ari. La excomunión solo puede ser realizada por alguien mayor que el sujeto de la excomunión, y el Maharshal entendió que el Ari era mayor que él, y de ser así, aparentemente tenía el poder y el permiso del Cielo para revelar los secretos de la Cabalá al Pueblo de Israel.

Esta es una historia maravillosa, de la cual aprendemos que a veces un Tzadik debe invertir un esfuerzo tremendo para no ser malentendido: «Y estarás limpio de Dios y de Israel». El mayor rabino de la generación, el primo del Arizal, había planeando excomulgarlo. Para evitar eso, y para que el Maharshal entendiera quién era el Ari, realizó un acto completamente sobrenatural, revelando así su estatura.

A veces, el tzadik no solo tiene que revelar su estatura, sino que incluso debe glorificarse a sí mismo. En este caso, esto fue para evitar su excomunión, que podría haber sido muy perjudicial para la Nación de Israel y posponer la redención. Por esta razón, el Ari hizo todo lo posible para publicitarse con medios sobrenaturales. Envió a sus alumnos en una nube y les dio del pan de las caras, de la mesa del Templo Sagrado. El Arizal también permitió que su alumno, el rabino Jaim Vital, dijera palabras de la Torá a partir de las cuales el Maharshal vería cómo se crearon un cielo y una tierra nuevos. Esta es una forma muy poco convencional de operar, relevante solo para un tzadik que tiene un amplio daat, se conoce a sí mismo y puede usar la auto-glorificación (hitpaarut, que comparte una raíz con tiferet), porque Daat es la dimensión interior de la sefirá de Tiferet.

El Talmud afirma que “Todo talmid jajam (erudito de la Torá) que no se toma revancha y no es vengativo como una serpiente, no es un talmid jajam. En la superficie, esto parece contradecir completamente la directiva de la Torá: «No tomes revancha y no actúes vengativamente». La explicación es que a veces, para honrar a la Torá y a Dios, uno debe vengarse. Pero eso solo puede ser realizado por un talmid jajam que se venga y sea vengativo como una serpiente, que no tenga ningún interés personal o disfrute de la venganza, porque para él, todo sabe a polvo.

Incluso en las circunstancias inusuales en las que uno debe vengarse por el honor de Dios, es solo cuando no es un goce personal para él. Según la ley judía, para evitar cualquier disfrute personal, el rabino no debe actuar personalmente, sino más bien, debe permitir que sus alumnos lleven a cabo la misión, y no debe protestar. Un verdadero talmid jajam que se ve obligado a vengarse o debe glorificarse a sí mismo permanece en silencio, permitiendo que sus estudiantes actúen, mientras que él, como una serpiente, no tiene ningún beneficio personal de eso.

 


Más sobre Cabalá

Cabalá para principiantes

Etapas en la Evolución de la Cabalá

Nivel Avanzado

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
  • 7th of Kislev, 5780 diciembre 5, 2019

UNETE A NUESTRA LISTA DE EMAIL

Suscripción

Recibe diariamente videos y meditaciones en tu celular

(envía un mensaje con tu número celular, nombre y país, y te agregaremos a nuestros grupos)
WhatsApp al +972 5239 13770
Telegram en https://t.me/galeinai

A difundir los manantiales del Jasidut

A %d blogueros les gusta esto: