lun. Sep 23rd, 2019

La Rectificación de Caín

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Cabala y Ciencia

Ciencias de la Comunicación – Sefirá de Iesod

La Telepatía
El Poder del Pensamiento

Cedido gentilmente por el Prof. Eliezer Zeiger, Director de

Torah Science Fundationwww.torahscience.org

Basado en un discurso del rabino Itzjak Ginsburgh shlita


Para poder rezar a Di-s de manera genuina y sincera, uno debe purificar sus pensamientos. A tal fin jasidut nos enseña que antes de cada plegaria hay que meditar, como los primeros jasidim que meditaban durante toda una hora para purificar y aclarar sus pensamientos antes de rezar. Sólo una vez que los pensamientos han sido depurados uno se puede dirigir a Di-s. Entonces, «como el agua refleja nuestro rostro en su rostro», Di-s escuchará nuestras oraciones, como está dicho de Abel: «Y Di-s aceptó a Abel y a su ofrenda». En hebreo Abel es Hevel, que significa «aliento». Podemos entender de esto que si el aliento ha sido purificado por medio de una meditación verdadera sobre Di-s, lo que implica una gran pureza de pensamiento, nuestras plegarias serán respondidas.

Examinaremos ahora cómo el concepto de telepatía está conectado a la rectificación del pecado de Caín, el hermano de Abel, de cuya ofrenda está dicho: «Y a la ofrenda de Caín Di-s no respondió». La rectificación del poder del pensamiento para actuar sobre la realidad está conectada a las raíces de las almas bíblicas y sus reencarnaciones en generaciones posteriores.

Di-s no aceptó la ofrenda de Caín porque el pecado de los pensamientos no refinados pesó en su contra. Muchas generaciones más tarde, el profeta Elisha logró rectificar el pecado de Caín, cosa que está indicada en su nombre, que significa «Di-s aceptará». Discípulo del profeta Eliahu, tuvo el mayor poder telepático de todos los personajes bíblicos. Elisha logró una sublime rectificación llamada tikún Caín, «la rectificación de Caín». Como hijo primogénito de Adam, Caín debería haber recibido por derecho una doble porción de la herencia de Adam. Como primogénito del primer hombre, era merecedor de todas las «coronas», la corona de la realeza, la corona del sacerdocio, la corona de la Torá y la corona de «el buen nombre» que es más grande que todos los anteriores. Sin embargo, como resultado de asesinar a su hermano, Caín perdió este derecho.

Antes de que Eliahu se eleve a los cielos en un viento turbulento, le preguntó a Elisha con que quiere que lo bendiga. Este le contestó que deseaba que repose sobre él doble del espíritu que reposaba en Eliahu. Esto indica que deseaba recibir la porción doble que Caín debería haber recibido por derecho de primogenitura. Eliahu le dijo que si Elishá lo podía ver cuando sea tomado por el Creador, esa sería la señal de que su deseo era aceptado. Por cierto, fue meritorio de que su deseo sea cumplido, lo que puede ser visto también por la abundancia de milagros que realizó Elisha, más que cualquier otro profeta o personaje de la Biblia.

El mayor milagro que realizó Eliahu fue la resurrección de un niño muerto. Por su parte, Elisha revivió dos veces a un muerto, una vez incluso después que él mismo había fallecido. Esta diferencia entre los dos profetas no es simplemente cuantitativa, sino que también cualitativa. Enseñan nuestros sabios que el niño muerto que revivió Eliahu fue el justo profeta Ioná y el primero de los dos que revivió Elishá fue el también justo profeta Habakuk. Sin embargo, la segunda persona que revivió fue realmente un malvado y falso profeta. La innovación de la resurrección de Elisha fue entonces su poder de revivir incluso a un malvado. Fue Elishá en particular, al lograr rectificar el pecado de Caín, que tuvo el poder de revivir, de inspirar al malvado a arrepentirse, quien es llamado «muerto» incluso en vida. Una persona justa puede estar en un estado de «sueño», como Ioná quien durmió en las profundidades del barco, y Eliahu puede despertarlo de su ensoñación. Pero la verdadera resurrección de un muerto es algo único de Elisha, de lo cual podemos inferir la gran pureza de sus pensamientos.

Después de este profeta, sabemos que esta alma aparece luego en Jizkiahu, el rey de Judá, a quien Di-s quiso hacerlo el Mashíaj, pero perdió esta oportunidad porque no cantó alabanzas a Di-s luego de ser testigo del gran milagro de la derrota de Sanjeriv.

Luego de ese rey judío, esa alma fue reencarnada en el alma de Matitiahu ben Iojanan, el Sumo Sacerdote de los tiempos de los Jasmoneos; luego en Akavia ben Mahalalel, Raban Simón ben Zakai y en Rabi Akiva. Vemos así que esta alma fue eventualmente rectificada para lograr que amerite todas las coronas a las que Caín perdió el derecho por pecar. Jizkiahu mereció la corona del reinado, Matitiahu recibió la del sacerdocio y también la del reinado, los rabinos que le siguieron recibieron la corona de la Torá. Sabemos además que esta alma se reencarnará una vez más en el alma del Mashíaj, el hijo de David, quien también es de la raíz de Caín. El Merecerá «la corona del buen nombre».

De acuerdo a la cabalá, la manera de merecer el tipo de ruaj jakodesh, «inspiración Divina», que llamamos «telepatía», es estar conectado con el alma de Elisha y familiarizarse con el secreto completo de las reencarnaciones de Caín.

 

Anterior  |  Siguiente

La Universidad de la Torá

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Esta semana: Parashá Ki Tavó

  • 23rd of Elul, 5779 septiembre 23, 2019

Artículos de Elul

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 104 suscriptores

UNETE A NUESTRA LISTA DE EMAIL

Suscripción

Recibe diariamente videos y meditaciones en tu celular

(envía un mensaje con tu número celular, nombre y país, y te agregaremos a nuestros grupos)
WhatsApp al +972 5239 13770
Telegram en https://t.me/galeinai

A difundir los manantiales del Jasidut

A %d blogueros les gusta esto: