jue. Sep 19th, 2019

¿Por qué no ha venido Mashíaj? Tres mecanismos de defensa para lidiar con la ansiedad

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

La Universidad de la Torá – Psicología

Más allá de todas nuestras preocupaciones y ansiedad mundanas, flota en el aire una ansiedad que lo abarca todo: ¿Por qué no ha venido Mashíaj? Sintiéndose incapaces de lidiar con esta mega preocupación, la mayoría de las personas intentan evitarla.

La psicología moderna describe tres mecanismos principales de defensa que empleamos a menudo en un intento de evitar lidiar con la causa de nuestras preocupaciones o ansiedad. Esos tres mecanismos son la negación, la proyección y la represión. Estos tres mecanismos son paralelos a los tres mundos inferiores: Creación, Formación y Acción, respectivamente.

Como mecanismo de defensa, la negación produce un defecto en nuestro mundo de Creación, el mundo de nuestro intelecto. Se define como la falta de voluntad para aceptar la realidad tal como es. La proyección hace un defecto en la dimensión de la Formación en la psique, el reino de nuestras emociones. La proyección viene como una respuesta a la incapacidad de manejar nuestras propias emociones negativas (incluida la culpa y la vergüenza), lo que nos hace (nuevamente, en defensa de nuestra propia psique) proyectarlas en otra persona. Cuando proyectamos, en realidad culpamos a alguien por albergar las emociones que nosotros mismos sentimos pero que somos incapaces de manejar. La represión hace defectuoso nuestro mundo de la acción, el reino de nuestros hábitos y tendencias naturales. La represión defiende a nuestra psique de nuestros rasgos e inclinaciones negativos sacándolos involuntariamente de nuestra conciencia y empujándolos hacia nuestro inconsciente.

La ansiedad negativa que sentimos con respecto al Mashíaj y la redención es el resultado de saber que, como dicen los sabios, solo podemos culparnos porque todavía no haya venido. Dado que no podemos manejar esta verdad, que sin duda nos baña con una luz negativa, entramos en negación con respecto a nuestras habilidades y responsabilidades reales, y/o proyectamos la culpa en otro lugar: en otras personas, en otras naciones, a veces en Dios mismo, y/o reprimimos nuestra culpa.

Pero, así como nuestras psiques están naturalmente ansiosas por liberarnos de la ansiedad negativa, podemos intervenir y decidir conscientemente curar la ansiedad usándola de manera positiva. Al final, la ansiedad es una expresión de energía psicológica, y en lugar de tratar de deshacernos de esta energía, podemos utilizarla de manera positiva.

Para hacer esto, recurrimos al mundo más elevado, el Mundo de la Emanación, que está por encima de los tres mundos inferiores. Efectivamente, mientras que los tres mundos inferiores, Creación, Formación y Acción, inculcan un cierto grado de desapego y sentimiento de separación de Dios, permitiendo así que una cierta se apodere de ellos una cierta medida del mal, el mundo de la Emanación se caracteriza por su perfecta unidad con lo Divino. Todos poseemos una tenue luz o impresión del Mundo de Emanación en nuestra psique. La forma de transformar nuestra energía psíquica negativa de ansiedad en una sensación de urgencia positiva es permitir que ese resplandor del Mundo de Emanación actúe en nuestra conciencia.

Dado que Emanación es perfectamente uno con Dios, a veces llamamos a esto permitir que la luz de Dios y su gran compasión brillen sobre nosotros. En las palabras de los Salmos: “Envía tu luz y tu verdad; ellos me guiarán; me llevarán a tu santo monte, a tu morada” (Salmos 43:3). La luz (esplendor) y la verdad del mundo de la Emanación descienden a los tres mundos inferiores para liberarlos del mal que se ha empoderado allí. Esta energía transformadora e iluminadora del Mundo de Emanación está concentrada y capturada en la Torá. Entonces, ahora nos dirigimos a la Torá y al verso psicológico fundamental que sintetiza la capacidad de enfrentar la realidad (revertir la negación), aceptar nuestros sentimientos negativos de vergüenza (revertir la proyección) y confesar nuestros pecados (revertir la represión).

Este versículo fundamental dice (Proverbios 12:25 (se estudia extensamente en nuestro libro, Transformando la oscuridad en luz, ver https://www.galeinai.org/parte-1-estrategias-para-el-bienestar-psicologico): «Si hay ansiedad en el corazón de un hombre, que la derribe, y con una buena palabra la convertirá en alegría» (דְּאָגָה בְלֶב אִישׁ יַשְׁחֶנָּה וְדָבָר טוֹב יְשַׂמְּחֶנָּה, Deagá velev ish iashjena, vedabar tov isamjena). La frase «derribar» es en realidad solo el significado más básico del verbo iashjena, que describe lo que debemos hacer con la ansiedad. Los sabios traen otros dos significados auxiliares de este verbo: «expresarla» e «ignorarla». Estos tres significados del verbo son correspondientes a tres alternativas rectificadas para los tres mecanismos de defensa mencionados anteriormente.

El significado literal, «Si hay ansiedad en el corazón de un hombre, que la derribe», nos permite liberarnos de negar intelectualmente el hecho de que sin la redención la realidad está quebrada y es insoportable. La interpretación literal combate nuestra incapacidad de admitir esta verdad ante nosotros mismos. Cuando podemos enfrentar la verdad, hemos liberado nuestra ansiedad al nivel de nuestro intelecto y el mundo de la Creación y podemos experimentar realmente la necesidad inmediata de la redención.

La explicación de los sabios, «que la exprese», se refiere a la manera en que se puede rectificar la proyección. En lugar de proyectar nuestros sentimientos negativos en otra persona, los sabios recomiendan compartir nuestras emociones negativas con un amigo o terapeuta atento, que tomará sobre sí parte de la carga de ansiedad que pesa sobre nuestros hombros. El Rebe de Lubavitcher aconsejó que aquellos que estén realmente dispuestos a asumir la responsabilidad de traer a Mashíaj deberían sentarse con personas de ideas afines y compartir sus preocupaciones. El acto de compartir nuestros sentimientos con otra persona que simpatiza con nosotros allana el camino para transformar la energía invertida en nuestra preocupación, en un plan operativo de acción para hacer lo que podamos a fin de cambiar el mundo y prepararlo para la llegada de Mashíaj.

La tercera interpretación ofrecida por los sabios es: «que la ignore», promueve una forma positiva de represión, que los psicólogos llaman «represión secundaria». La represión se considera una respuesta inconsciente que elimina (en este caso) nuestra mala conducta y nuestros pecados de nuestra conciencia, empujándola hacia nuestro subconsciente, donde causa estragos en nuestro bienestar mental y carga nuestras acciones con tensiones no resueltas. La represión secundaria es una forma positiva de represión porque se produce conscientemente. Los sabios se refieren a esto como estar distraído (הַסָּחַת דַּעַת, hasajat daat), es decir, eliminar voluntariamente una preocupación de nuestra conciencia, pensar en otra cosa. De hecho, hay una declaración bien conocida que (basada en Sanhedrín 97a), “Mashíaj solo puede venir cuando estamos distraídos” (אֵין בֶּן דָּוִד בָּא אֶלָּא בְּהֶסַּח דַּעַת). Centrarse en otras cosas facilita la distracción. El Rebe de Lubavitch a menudo recomendaba esta estrategia.

Los sabios dicen que «los secretos de la Torá solo se otorgan a alguien cuyo corazón está cargado de preocupación» (basado en Jaguigá 13a). Esta declaración captura la esencia de la «ansiedad positiva en el corazón de un hombre» (דְּאָגָה בְלֶב אִישׁ) cuyo valor numérico, 358, es exactamente el mismo que «Mashíaj» (מָשִׁיחַ), lo que sugiere que la ansiedad más positiva es la relacionada con Mashíaj.

La capacidad de lidiar positivamente con una carga de culpa nos permite asumir la responsabilidad por el hecho de que Mashíaj aún no ha venido y el Templo aún no está construido, y luchar por una rectificación positiva del mal en los tres mundos a través de los siguientes tres ‘rutas’ hacia la redención:
Gal Einai

Parte 1: Estrategias para el Bienestar Psicológico

El Mashíaj le dijo al Baal Shem Tov que él vendría, «Cuando se expandan tus manantiales». El estudio y la difusión de la dimensión interna de la Torá crean una verdadera percepción de la realidad, que rectifica la negación de las ilusiones del mundo de Creación.

La rectificación del odio sin fundamento, que fue la razón de la destrucción del segundo Templo, se logra a través del amor incondicional: la rectificación de las emociones del mundo de la Formación (mientras tratamos la proyección, en la que mi odio sin fundamento da lugar a la imaginación de que la otra persona es en realidad la que me odia).
«Israel solo será redimido a través del regreso a Dios (teshuvá)». Esto se refiere a la teshuvá básica, reconociendo mis errores, arrepintiéndome y confesándolos. Esta es la rectificación del mundo de la acción: «lo principal es la accion», abandonando el pecado y andando en el camino correcto.

Al rectificar adecuadamente nuestra ansiedad negativa y aplicar estas tres rutas al Mashíaj para aprovechar nuestra ansiedad positiva, podemos traer al Mashíaj cada día.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Esta semana: Parashá Ki Tavó

  • 19th of Elul, 5779 septiembre 19, 2019

Artículos de Elul

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 100 suscriptores

UNETE A NUESTRA LISTA DE EMAIL

Suscripción

Recibe diariamente videos y meditaciones en tu celular

(envía un mensaje con tu número celular, nombre y país, y te agregaremos a nuestros grupos)
WhatsApp al +972 5239 13770
Telegram en https://t.me/galeinai

A difundir los manantiales del Jasidut

A %d blogueros les gusta esto: