SERIE ELUL: 13 de Elul

13 ELUL 

 

ALABAR Y AGRADECER A DIOS EN ELUL

 

 

 Vemos muchos versos en la Torá en los cuales la alusión a Elul comienza con la palabra ejad, אחד, “uno”. Y concuerda muy bien, porque ejad es alef de Elul y su guematría es 13, la revelación de los Trece Atributos de Misericordia en Elul. Hay otro verso como este en el Tanaj. En la inauguración del Primer Templo de Ierushalaim que construyó el rey Shlomó, hubo una tremenda celebración que duró dos semanas y que abarcó también Iom Kipur y Sucot, que es la cúspide de Elul, como explicamos varias veces. Allí está escrito [Crónicas II 5:13] “Se escuchó ‘una voz para alabar y agradecer a Havaiá’”, kol Ejad lehalel ulehodot laHashem, cuyas iniciales son “Elul”, אלול, “una [voz] para alabar y agradecer a Havaiá porque es bueno”, “Agradezcan a Hashem porque es bueno”.

Así, Elul es un mes de preparación hacia la inauguración del Templo Sagrado, porque Hashem creó el mundo para tener una morada en los mundos inferiores, y si retornamos a Dios es para materializar su deseo, “deseó Hashem tener una morada en los mundos inferiores”. Y también como explicamos, por cada milagro que nos sucede tenemos que cantar a Hashem, y más todavía si sucede un milagro completamente permanente, porque este mundo, el mundo de la mentira se transforma para ser como el mundo de la verdad, y más aún, la verdad absoluta, que hay que hacer escuchar una voz, “alabar y agradecer a Hashem”.

Se puede explicar entonces que lehalel, “alabar” corresponde a “yo soy para mi amado”, y lehodot, agradecer” -está escrito que la raíz del agradecimiento es más elevada que de la alabanza- corresponde a “yo soy para mi amado”.

 


Anterior  |  Siguiente

Deja un comentario

Ir arriba