lun. Nov 18th, 2019

Tuv HaAretz – Lo Bueno de la Tierra

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Por David Slavin

Sobre el autor Rabi Natan Shapira

““El líder judío y cabalista Rav Schapira tuvo acceso directo a los escritos de Ari.”

Rabino Nathan Schapira publicó este libro sagrado en 1655. El rabino Schapira hizo el arduo viaje a la Tierra de Israel de Cracovia durante el segundo trimestre del siglo 17. Era el hijo de uno de los líderes más destacados de la comunidad de Cracovia. Él mismo fue uno de los líderes rabínicos de esa ciudad también. Su tío era un famoso cabalista del mismo nombre que es famoso por su Magnus Opus el «Megalé Amukot», “El revelador de las cosas profundas”.

De acuerdo con los escritos testimoniales de esos tiempos, encontramos que Rabí Schapira era considerado un erudito venerable al llegar a Eretz Israel. Aprendió junto con otros dos rabinos que estaban muy involucrados en la difusión de los escritos del Arizal, a saber, el rabino Iaakov Tzemaj y el rabino Meir Paparush. A través de ellos tuvo acceso gratuito a una amplia gama de manuscritos del Arizal que habían estado protegiendo.

El rabino Schapira se convirtió en el principal rabino ashkenazi de Ierushalaim poco después de su llegada. Asumió la responsabilidad de proveer a la comunidad tanto espiritual como materialmente. Por lo tanto, cuando la salud y las finanzas de la comunidad se deterioraron a un nivel abrumador, asumió la pesada carga de viajar por toda Europa para recaudar los fondos necesarios para rehabilitar la ciudad.

Los problemas financieros fueron causados por la falta de donaciones de Europa del Este. Esto se debió a la destrucción masiva y la aniquilación de los judíos de las comunidades polaca y rusa en 1648-1650, por Bogdan Chmielnetsky y su revolución. Por lo tanto, viajó a Italia, Francia, Alemania, los Países Bajos y posiblemente Inglaterra para recaudar los fondos.

Parece que este libro sagrado fue escrito durante su primer viaje a Italia. Allí fue alentado y asistido por el Ramaz (Rabí Moshé Zaccuto) para imprimir este tratado. El Ramaz no solo editó el libro sino que también recolectó el dinero. Es lógico que el Ramaz sintiera que este mismo libro alentaría a las personas a contribuir generosamente para aliviar las dificultades en Eretz Israel.

Traducción y comentario de Rav David Slavin.

Una tierra para cada nación

Capítulo Dos, Parte 1

“Cada lugar tiene su carácter espiritual único, al igual que aquellos aptos para habitar allí.”

Sepan que todas y cada una de las parcelas de tierra fueron otorgadas a la nación que era más adecuada para esa tierra. Esto se insinúa en el verso: «Y daré la tierra de Ar a los hijos de Lot como una herencia» (Deut. 2:9). Eso implica que esa parcela de tierra está destinada a los hijos de Lot. Del mismo modo, vemos a Di-s asignando el área de tierra conocida como la Montaña de Seir a Esav, como en el verso «Como una herencia para Esav, le he dado el Monte de Seir» (Deut. 2:5). Jazal explicaron que al igual que Esav era rojizo, también su tierra es rojiza. Indicando nuevamente aquí cómo cada tierra es apropiada para el que está destinado a vivir en ella.

El que vive fuera de la tierra es como si sirviera a la idolatría.

La razón de la idoneidad de una tierra para su nación es la compatibilidad del ángel regidor que gobierna a esas personas en esa porción de tierra. Así también las almas de esas personas provienen de la klipá (cáscara espiritual) que representa esa parcela de tierra. Esto nos lleva a observar tres tipos de correlaciones: la relación de la nación, de la tierra física y del ángel regidor con el alma y la providencia. Esto se indica en el verso: «Que deben salvarte de una mujer prohibida, una mujer extranjera». (Proverbios 7:5). El indicio proviene de las letras que forman las palabras «mujer prohibida», אִשָּׁה זָרָה, ishá zará, que se combinan para formar «que el Sar (el ángel que rige)», el gobernante de ese país. (Guemará Ketubot 110a), como se explicará.

Este concepto es seguramente similar al de los judíos y Eretz Israel. El nivel de su neshamá, su Torá y su relación con Di-s depende si habitan o no en la Tierra de Israel. Porque el suelo mismo de Eretz Israel es santo y el pueblo judío es santo, sus almas son santas y su Torá es santa, así como su Di-s es santo porque Hashem es el que rige allí. No solo eso, sino que al igual que Eretz Israel y sus abundantes mitzvot no tienen comparación con los otros países del mundo y las mitzvot que podrían realizarse allí, lo mismo es cierto que la Torá, el código de vida de Eretz Israel, no tiene comparación con los códigos legales y los estatutos de las otras naciones del mundo. Sobre esto está escrito: «Y no harás ninguna de estas abominaciones (las leyes de los paganos)» (Levítico 18:26) y «Por todas esas abominaciones…» (ibid. 27) y «No dejes que la tierra te arroje, tal como vomitó a sus habitantes…» (ibid. 28).

La integridad del alma depende de en qué porción de tierra habita

He aquí que la sagrada Torá y Eretz Israel [la Tierra de Israel] tienen una relación única. Así también el pueblo judío tiene una relación espiritual profunda y única con la tierra de Israel. Esto se puede ver en el profeta Ezequiel (capítulo 48) que divide la tierra entre las doce tribus, otorgándole a cada tribu la parcela de tierra más adecuada para sus necesidades. Esto fue logrado por cada tribu viviendo dentro de las fronteras del lugar desde donde emana el alma de su tribu. Así, cada mitzvá realizada en Eretz Israel asciende y adorna cada una de las fronteras en relación con el alma de cada tribu. De esta manera, la integridad del alma depende de en qué porción de tierra habita. Y la integridad de la tierra depende de las almas que habitan allí de acuerdo con su existencia.

La esencia de esto es que Zión es el punto de la creación original (Guemará Ioma 54b), Porque, desde ese punto se desarrolló el resto del mundo. Ese punto, por supuesto, está asociado con la Shejiná. Hay doce límites que emanan de ese punto central. Son el misterio de las medidas de la tierra y el santuario tal como lo relata el profeta Iejezkel (cap. 48). Los judíos se refugian bajo los bordes de las alas extendidas de la Shejiná, que se extienden hasta las fronteras íntegras de la Tierra de Israel. Sin embargo, al igual que la Shejiná no está completa mientras el Templo Sagrado esté incompleto, también la Shejiná está incompleta mientras Eretz Israel no esté completa hasta el borde de sus verdaderas fronteras, que van desde el río de Egipto hasta el Éufrates. Esa integridad depende de que esté habitada por judíos, cada uno según el lugar que le sea más adecuado; esto se debe a que Di-s le había prometido a Abraham diez tierras como herencia para sus descendientes. Esas diez tierras corresponden al atributo de maljut que está anidando en el Mundo de Asiá, ya que ella está constituida por diez sefirot propias.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
  • 20th of Cheshvan, 5780 noviembre 18, 2019

UNETE A NUESTRA LISTA DE EMAIL

Suscripción

Recibe diariamente videos y meditaciones en tu celular

(envía un mensaje con tu número celular, nombre y país, y te agregaremos a nuestros grupos)
WhatsApp al +972 5239 13770
Telegram en https://t.me/galeinai

A difundir los manantiales del Jasidut

A %d blogueros les gusta esto: